Coricancha

El Coricancha, llamado también koricancha o Templo del Sol, es el templo más importante del Imperio Inca. Estaba dedicado principalmente al dios Inti, el dios Sol, y se halla en el ciudad de Cuzco, la capital del Tahuantinsuyo.

Coricancha: Templo al dios Sol

El interior y las paredes exteriores y los pisos estaban recubiertos por hojas de oro macizo, y en el jardín habían estatuas de oro. Los españoles describieron el templo del sol "Coricancha" como "fabuloso, más allá de lo creíble."

En el santuario principal del koricancha había un gran disco de oro simboliza la divinidad, rodeado de varias momias de los soberanos incas. Muchos sacerdotes estaban ocupados en el interior de los templos por los sacrificios religiosos que se celebraban, las danzas sagradas organizadas, además de encargarse de los archivos especiales del imperio por medio de los quipus (manojos de cuerdas anudadas de varios colores, pero de diferentes maneras que se utilizaban para guardar información como censo de la población,la propiedad, etc.)

En el centro del templo había un jardín donde los árboles, las flores, animales y personajes se reprodujeron en gran escala. Estas imágenes tenían incrustaciones de oro, plata, conchas púrpuras y piedras preciosas de color turquesa, etc.
Imagen del Koricancha donde se aprecia la arquitectura inca y colonial
LLegada de los españoles al Perú y destrucción del Coricancha

La mayor parte del oro recogido para pagar el rescate del Inca Atahualpa fue obtenido del Coricancha. El rescate se pagó a los españoles al mando de Francisco Pizarro, pero no se liberaría al joven emperador, que fue el último gobernante inca.

Los restos del Coricancha

El Convento de Santo Domingo fue construido en el sitio donde se hallaba el Coricancha y utilizo los cimientos del templo del sol, que fue destruido por los españoles en el siglo XVII. El coricancha es un ejemplo de arquitectura inca. A esta creación inca se le ha incorporado la obra de un complejo estructura colonial con la llegada de los españoles al Perú.

Varios terremotos han dañado la iglesia de Santo Domingo, pero el sótano, construido de bloques de piedra colocados entre ellos, ha resistido con éxito gracias a la solidez de la arquitectura incaica. Muy cerca del Coricancha se encuentra un museo subterráneo que contiene una serie de interesantes piezas, incluyendo momias, textiles y los ídolos sagrados.

0 comentarios